21 abr. 2014

lunes, abril 21, 2014

La autoridad esgrimió además que terminar con el lucro, el copago y la selección escolar apuntan directamente con mejorar la calidad y afirmó que "continuar incrementando recursos cuando tenemos un sistema segregado y desnivelado, es muy ineficiente". "Es como echar semilla sobre un campo que no está previamente arado", subrayó. El ministro de Educación, Nicolás Eyzaguirre, asistió a la Comisión de Educación del Senado, donde detalló a los legisladores el cronograma de los proyectos de ley que enviará su cartera en los próximos meses y aclaró algunas dudas sobre la reforma educacional del Ejecutivo.


Economía y Negocios
En la instancia, el ministro confirmó que en los primeros cien días de gobierno se enviarán al Parlamento tres proyectos de ley en educación escolar –fin al copago, al lucro y a la selección– y que durante el segundo semestre se ingresará legislación sobre la educación superior.

Uno de los temas que clarificó son los alcances que tendrá la gratuidad en la educación superior. Una de las dudas era si ésta se iba a aplicar en todas las universidades o sólo en las estatales o tradicionales. Aquí el ministro fue claro en señalar que ésta podrá ser ejercida en cualquier universidad, sea estatal o privada, con o sin vocación pública, siempre que cumpla con los requisitos de acreditación de calidad.

"En esto quiero ser extremadamente claro: El derecho a la gratuidad podrá ser ejercido en cualquier universidad que los estudiantes elijan y que cumpla con sus expectativas, sólo con la restricción de que estén debidamente acreditadas", sostuvo el ministro, quien precisó que éstas pueden ser "universidades estatales, universidades privadas con vocación pública o universidades privadas que no hayan expresado tal vocación".


De acuerdo al cronograma del gobierno, en los primeros cuatro años se pretende que la gratuidad llegue al 70% más vulnerable de la población, hasta alcanzar la gratuidad universal en un plazo de seis años.

Requisitos: regular aranceles y acreditación


Para implementar la gratuidad, el ministro indicó que se deben concretar dos pasos: "Sincerar" los aranceles de las carreras y mejorar el sistema que acredite la calidad de las universidades. 

En cuanto a los aranceles, indicó que elaborarán un "modelo efectivo" para determinar los aranceles de referencia de las distintas carreras, ya que afirmó que los actuales aranceles han sido determinados por "circunstancias históricas" más que por un "estudio serio" que dé cuenta de lo que efectivamente cuesta impartir esa carrera.

También advirtió que existe una "tremenda confusión" entre el dinero que las instituciones reciben por docencia y el financiamiento a la investigación, por lo que "en muchos casos los aranceles terminan generando costos para los estudiantes cuyo destino es financiar la investigación, que no tendría por qué ser financiada por los estudiantes". 

"Sobre la base del sinceramiento de los aranceles, también tendremos un sinceramiento de los fondos basales requeridos para el financiamiento de la 
investigación y la extensión, que son bienes públicos que deben ser financiados por la comunidad en su conjunto", explicó.

Respecto de la acreditación de las universidades, el ministro sostuvo que el actual sistema es "muy insuficiente" para asegurar la calidad y a la vez "extremadamente engorroso", ya que coexisten universidades con y sin autonomía, otras sin acreditación o acreditadas por unos pocos años y con algunas carreras acreditadas y otras no. "Esto genera una confusión completa para los usuarios en términos de cuáles son las competencias que voy a adquirir si ingresan a las distintas universidades", señaló la autoridad.

Al respecto, sostuvo que en los países modernos a lo que se apunta es a "certificar estándares de aprendizaje", que sean transversales para las distintas instituciones y carreras.

Durante la sesión, los senadores de la Alianza cuestionaron especialmente los cambios que el gobierno pretende introducir a la educación particular subvencionada, con el fin al lucro y al copago. 

"Hay colegios particulares subvencionados con fines de lucro que tienen muy buenos resultados en el Simce", sostuvo Von Baer. Mientras que Allamand afirmó que "nadie va a defender un lucro como abuso, pero es completamente distinto que un colegio pueda recuperar el valor de su inversión o una retribución justa por la gestión del colegio".

En este tema el ministro Eyzaguirre fue tajante y señaló que "no se puede servir a dos señores: O lucro o proyecto educativo por vocación, no las dos cosas, porque las dos cosas se contraponen".

La autoridad esgrimió además que terminar con el lucro, el copago y la selección escolar apuntan directamente con mejorar la calidad y afirmó que "continuar incrementando recursos cuando tenemos un sistema segregado y desnivelado, es muy ineficiente". "Es como echar semilla sobre un campo que no está previamente arado", subrayó.

Pese a las diferencias expresadas por algunos parlamentarios, el secretario de Estado llamó a alcanzar acuerdos y sostuvo que "esta reforma va a ser exitosa si logra un gran acuerdo transversal, para que dure dos o tres décadas".

0 comentarios:

Publicar un comentario