12 jun. 2014

jueves, junio 12, 2014

La forestal pertenece al Banco Santander y terminó las operaciones de la planta en mayo pasado, dejando noventa y seis trabajadores cesantes.


VidaSindical.cl
Un grupo de 96 trabajadores de una empresa forestal de Frutillar, acusan haber sido despedidos sin previo aviso, ni pago de sus derechos laborales, luego del cierre de la fábrica.

Según relataron los trabajadores, el lunes 10 de mayo, el Banco Santander cerró las dependencias de la empresa coreana Shin Gwang Forestal Chile, dedicada a elaborar tableros refinados de madera, desde hacía 14 años e instaló guardias de seguridad en el recinto. 

En ese momento, los empleados se enteraron que la fábrica pertenecía a la institución bancaria desde el 2009. Acusan que fueron desalojados de sus lugares de trabajo y que no se les habría permitido sacar sus pertenecías ni que tampoco recibieron explicaciones respecto a lo que estaba sucediendo.

Los 96 despedidos no han recibido sus finiquitos, por lo que no pueden cobrar el seguro de cesantía, además se les adeudan tres meses de remuneraciones, vacaciones, indemnizaciones por despido sin aviso previo, por años de servicio, sala cuna y fuero maternal.


También se les adeudan cotizaciones de los últimos 4 años, de salud de los últimos 6 meses, alcanzando esta deuda acumulada una cifra cercana a 1,5 millones de dólares.

Los antecedentes fueron dados a conocer al alcalde de Frutillar Ramón Espinoza; al seremi del Trabajo, Gonzalo Reyes; al director del Trabajo, Miguel López y a los abogados de la defensoría laboral; en una reunión que facilitó la Central Unitaria de Trabajadores (CUT).

0 comentarios:

Publicar un comentario