5 dic. 2013

jueves, diciembre 05, 2013

El presidente del Sindicato Empresa Casino de Juegos Punta Arenas S.A., Pablo Miranda, señaló que temían llegar a menos del 50% de apoyo de los más de 80 trabajadores que eran inicialmente. Además, acusó que dentro de sus filas hubo un “soplón” que delató todos sus movimientos.


La Prensa Austral
Tras 22 días de huelga legal, el lunes pasado los trabajadores del Sindicato Empresa Casino de Juegos Punta Arenas S.A. del Hotel y Casino Dreams del Estrecho votaron a favor de terminar la paralización, debido a la falta de apoyo de integrantes del mismo sindicato. 

De hecho los primeros trabajadores se reintegraron al turno de las 21,30 horas, de ese mismo día, según afirmó el presidente del sindicato, Pablo Miranda Ojeda.

La votación se llevó a cabo a alrededor de las 16 horas, pero el retiro de las carpas y lienzos, desde el frontis del Casino Dreams, se efectuó al mediodía del mismo lunes, dado que de los 82 trabajadores que estaban en huelga, sólo estaban asistiendo 40 o menos, situación que de mantenerse, provocaría que igualmente el paro se terminara.


Cabe recordar que la huelga legal se inició el pasado lunes 11 de noviembre, luego de que fracasaran las negociaciones con la empresa, donde los trabajadores exigían el aumento de sus sueldos, que aseguraron, no superaba los $310.000 mensuales en muchos casos.

En esa oportunidad, sus dirigentes anunciaron que se trataba de 82 trabajadores que se adherían a dicho paro de actividades en protesta por la intransigencia de la empresa.

Asimismo, recibieron el apoyo de diversos personeros políticos, entre ellos, los candidatos a parlamentarios de la Nueva Mayoría e independientes.

“Soplón” no identificado
“Teníamos un ‘soplón’ adentro, entonces todas las cosas que se hacían, el Casino las sabía. Todos los eventos que organizábamos, ellos sabían de antemano lo que íbamos a realizar”, afirmó, además, el dirigente sindical, añadió que no lograron identificarlo. 

Otros de los factores que influyeron en la disminución del apoyo a dicha huelga fue el factor económico, ya que a cada trabajador se le descontará de su sueldo los días no trabajados. A ello se suman las inclemencias del tiempo y el cansancio, luego de tres semanas.

“La unidad estuvo, pero fue la de 40 trabajadores, más no. Hubo gente que se tomó la huelga como si fueran vacaciones, porque nunca fue. O gente que iba sólo una hora. Entonces, siempre éramos las mismas 40 personas haciendo bulla”, argumentó Miranda.
Recolección de alimentos
Por otro lado, y como una forma de ayudar a los trabajadores más afectados que participaron activamente en la huelga, el lunes pasado se inició una campaña de recolección de alimentos no perecibles y útiles de aseo. Las donaciones se reciben en la sede de la Agrupación Nacional de Empleados Fiscales (Anef), ubicada en calle Roca 931, 2do. Piso), en horario de oficina: 9 a 13 y de 15 a 18 horas. 

Por su parte, el consejero regional Claudio Alvaradejo, durante “Puntos Varios” de la sesión ordinaria del Consejo Regional (Core) del lunes pasado, criticó duramente la forma cómo el gerente del Casino Dreams, John Mattson estaba llevando, hasta ese entonces, el conflicto con los trabajadores. “Es impresentable que una entidad de esa naturaleza mantenga a los trabajadores de la manera cómo los tiene”, dijo.

Además, solicitó al intendente regional Claudio Radonich que cuando se produzcan situaciones como ésa, que los servicios públicos no realizaran actividades oficiales en el lugar del conflicto. “Lo que tiene que hacer el gobierno, a través de la Dirección del Trabajo, es prestar todo el asesoramiento posible al grupo de trabajadores. Por lo tanto, yo hubiera preferido que todos los eventos realizados por los servicios públicos se hubieran reprogramado una vez finalizado ese conflicto”.

Al respecto, el consejero puso como ejemplo el evento contra la violencia hacia la mujer que realizó el Servicio Nacional de la Mujer (Sernam), el pasado lunes 25 de noviembre, en el Casino Dreams.

Finalmente, Alvaradejo señaló que el “padre de John Mattson (Juan Enrique) fue dirigente de la Anef. Años atrás, su padre defendió la dignidad de los funcionarios públicos de esta región. Me parece que él tiene una deuda histórica con su padre, debería seguir el ejemplo de él”.

0 comentarios:

Publicar un comentario