10 mar. 2014

lunes, marzo 10, 2014

Llevan casi dos semanas sin ingerir alimentos, luego de que una empresa contratista de Codelco las despidiera tras sufrir accidentes laborales. Su protesta, se ha transformado en uno de los muchos símbolos de la precariedad a la que se ven sometidas las mujeres del país, desmintiendo los balances oficiales.


Diario Antofagasta
Mientras en las redes sociales y los medios tradicionales abundan los saludos por el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, así como las autoridades presentan diferentes cifras que indicarían avances en términos de igualdad de género, desde la Catedral de Calama la cruda realidad golpea con la dureza.

Es el caso de las trabajadoras de Aramark, que durante este 8 de marzo conmemoran su día lejos de engalanadas celebraciones. Por el contrario, sus rostros reflejan agotamiento, tras los más de 11 días que llevan sin consumir alimentos a la espera de que la empresa contratista, que presta servicios a Codelco e irónicamente fue premiada como la compañía “más ética” del 2013, asuma su responsabilidad tras despedirlas luego de que sufrieran accidentes laborales, los que incluso dejaron a una de ellas con discapacidad.

Una situación, que no obstante su gravedad, está lejos de ser aislada. De acuerdo a cifras entregadas por la Fundación Sol, la situación laboral de las mujeres en Chile es precaria. En promedio, el 50% de las trabajadoras gana menos de $223.238 pesos, mientras que las trabajadoras subempleadas reciben en promedio un ingreso de $110.282.


Asimismo, uno de los ejemplos más evidentes de discriminación hacia las mujeres, se refleja en el cuestionado modelo de las Administradoras de Fondos de Prensiones privadas (AFP).

De hecho, un hombre que cotiza desde los 20 años con un salario de $600 mil pesos, recibirá una pensión de $251.400 pesos al momento de jubilar, mientras que una mujer con igual salario y cotizando en iguales condiciones, recibirá una pensión de solo $198.000 pesos.

“Por mucho que la Asociación de AFP y los defensores del modelo aumenten los niveles de lobby y publicidad para resistir la embestida y el cuestionamiento social que crece y crece en el último tiempo, el país ya no puede seguir quitándole el bulto a esta bomba social que están enfrentando y enfrentarán nuestros adultos mayores“, explican en la Fundación Sol.

A los cuestionamientos por la evidente brecha en materia laboral y previsional, se suman además la vulneración de los derechos reproductivos, considerando que Chile es uno de los pocos países del mundo que penaliza el aborto en todos los casos, lo que obliga a miles de mujeres a poner en riesgo su vida cada año o bien, a depender de la solidaridad médica de otros países.

Pero más allá del cansancio y el negro panorama para las mujeres, la convicción de las heroínas del Loa sigue inquebrantable, asegurando que continuarán hasta las últimas consecuencias para exigir sus derechos.

Es así como incluso optaron por dejar de ingerir líquidos, poniendo gravemente en riesgo su vida. “Esto es por todas las mujeres. Para que haya más respeto y no exista más acoso laboral“, expresa una de ellas mediante un video que circula en las redes sociales. No obstante lo impactante de esta situación, desde la la Seremía y la Inspección Regional del Trabajo, no se han referido al tema, ni tampoco se han realizado fiscalizaciones o aplicado sanciones a la empresa involucrada.

Mira el saludo de las Mujeres trabajadoras en huelga

0 comentarios:

Publicar un comentario