6 mar. 2014

jueves, marzo 06, 2014

Luego que el Gobierno celebrara el anuncio del INE sobre la creación de 990 mil empleos durante los últimos cuatro años, autoridades y expertos mantienen el debate en torno a las cifras, así como al origen y la calidad de estos puestos de trabajo. Junto con apuntar a la necesidad de mayores y mejores posibilidades laborales para mujeres y jóvenes, los economistas, además, proyectan una disminución de la tasa de empleos durante el próximo periodo presidencial.


Diario Uchile
Mientras el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) informaba el aumento de 0,4 por ciento de la tasa de desempleo, instalando la cifra en un 6,1 por ciento, el Presidente Sebastián Piñera recalcó el anunció de un millón de nuevas plazas laborales.

El Mandatario confirmó la creación de 990 mil puestos de trabajo durante los últimos cuatro años, a propósito de su promesa de campaña. La reacción de Piñera fue confirmar que el país se encuentra en un proceso de crecimiento, destacando la creación de empleo y el aumento de los salarios, pero reconociendo que se requiere crear más cupos para jóvenes y mujeres que se incorporan a la fuerza de trabajo.

Según el subsecretario del Trabajo, Fernando Arab, el 56% de los nuevos empleos corresponden precisamente a mujeres, mientras que en cuanto a la distribución por áreas económicas, el 18% se ha generado en el área de la enseñanza, el 17% en la industria manufacturera, seguidas de los sectores comercio y construcción, totalizando entre ellas un 63% del total de los puestos de trabajo creados en esta administración.

A partir de esas cifras, el subsecretario se refiere a las características de los empleos, criticando a quienes cuestionan la calidad de éstos.

“Del total de los 990 mil empleos creados más del 90% son con contrato de trabajo, más del 80% son con pago de cotizaciones previsionales, de salud, al día, y más del 72% son además contratos indefinidos. Por lo tanto, es un mito decir que se ha creado empleo de baja calidad, porque precisamente ha resultado lo contrario. Las cifras de empleo con contrato y contrato indefinido han ido al alza y además el nivel de aumento de remuneraciones también es bastante mayor”, afirmó Arab.

Para el economista David Bravo, académico e investigador del Centro de Microdatos de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile, la disminución de la tasa de desempleo está asociada a la mantención de una economía que ha crecido en torno al cuatro y cinco por ciento.

Por ello, asegura que si bien se trata de una tendencia positiva en cuanto a la calidad de los puestos de trabajo –lo que según Bravo se asocia al aumento de los empleos asalariados en las empresas y al aumento de las remuneraciones–, aún existe una importante cantidad que califica como precarios.

Para entender el proceso desde su origen, el académico aporta algunos elementos respecto de las cifras anunciadas.

“Los primeros doce meses de Gobierno explican básicamente la mitad de estos empleos. Una fracción importante de los empleos se relaciona con la recuperación económica que se produjo de la crisis internacional que tuvimos. Es muy importante asociar eso a un esfuerzo no sólo de esta administración, sino también de la anterior, pues aquí lo que hubo fue una continuidad política. Lo que ocurrió es que producto de la crisis se habían destruido un conjunto de empleos y, por lo tanto, simplemente después se recuperaron”, analiza el investigador.

Bravo destaca una tendencia en cuanto al aumento de la participación laboral femenina. Sin embargo, las tasas de empleo de mujeres y jóvenes se mantienen relativamente bajas respecto del promedio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que, según él, cada vez más debe ser el referente para el país. Por ello, apunta a la necesidad de nuevas políticas para aumentar la participación laboral, especialmente en el caso de las mujeres.

En cuanto a la metodología, el economista Gonzalo Durán, de la Fundación Sol, recuerda el cambio que se produjo en la encuesta de empleo, realizado por el anterior Gobierno de Michelle Bachelet y a solicitud de la OCDE para que Chile se convirtiera en miembro pleno del organismo internacional.

En ese contexto, apunta a la modificación de los conceptos de ocupados y desocupados, además de la introducción de preguntas para caracterizar la calidad del empleo. Sin embargo, Durán aclara que, a pesar de aquellos nuevos elementos, el actual Gobierno ha incurrido en un error respecto del análisis de la información.

“Se ha hecho solamente la parte de la cuantificación, es decir, se instala el punto cero en el momento que asume Piñera y después de suma y se resta el empleo creado y el destruido, esa es la metodología. Con eso hoy llegamos a la suma de casi 990 mil empleos, cuando se considera lo creado desde el primer trimestre de 2010 hasta la fecha, que son 45 meses. Pero eso deja a un lado todo lo que tiene que ver con el análisis de calidad”, aclara el economista.

Respecto de la cifras celebradas por el Gobierno, según Durán sólo el 55% de los asalariados en Chile cuenta con contrato indefinido, cotizaciones de salud y previsión, así como seguro de cesantía.

Asimismo, afirma que el 56% de los nuevos empleos asalariados se ha generado a través de la tercerización o subcontratación, en la que para el economista existen menos probabilidades de seguridad social, salarios menores y mayores complejidades para la sindicalización.

Además, asevera que el 53% es parte del fenómeno del subempleo, aquel en el que una persona trabaja menos de 30 horas semanales, pero que está disponible y necesita trabajar más tiempo.

En suma, para el representante de la Fundación Sol efectivamente se ha creado más empleo, que se concentra en el área de los servicios, como Educación y Comercio, especialmente entre los 25 y 40 años de edad. Sin embargo, aún persiste precariedad en cuanto a la calidad de los puestos de trabajo.

Respecto de las proyecciones, para el subsecretario Fernando Arab es necesario fortalecer el tema de las salas cuna en beneficio de las mujeres que requieren trabajar, así como aumentar las posibilidades laborales de los jóvenes y su acceso a estudios superiores.

Por su parte, David Bravo estima que el futuro Gobierno de Michelle Bachelet podría generar alrededor de 600 mil puestos de trabajo, considerando una tasa de crecimiento de la economía de un mínimo de cuatro por ciento y sin ninguna crisis internacional de por medio.

Mientras que Gonzalo Durán asegura que el nuevo Gobierno, si bien no ha establecido una meta sobre creación de empleos, iniciará su propia cuenta al partir de cero, estimando que es muy probable que las tasas de empleo en el país disminuyan.

0 comentarios:

Publicar un comentario