17 mar. 2014

lunes, marzo 17, 2014

Este año la Central Unitaria de Trabajadores solicitará al Ejecutivo un reajuste de 19%. Sin embargo, la ministra del Trabajo, Javiera Blanco, dijo que se cumplirá con lo comprometido en el programa: llegar a los $250 mil, pero a mediados del período presidencial.


PULSO.cl
Las señales de acercamiento al mundo sindical que ha dado el nuevo gobierno han sido muchas y bien diversas: la incorporación de demandas levantadas por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) al programa de gobierno; la participación de la ministra Javiera Blanco en diversos actos de la multisindical antes de asumir; los primeros encuentros protocolares que tuvieron los ministros de Hacienda y Trabajo fueron con la multisindical, entre otros.

De hecho ayer, la titular del Trabajo fue hasta la sede de la CUT para reunirse con sus dirigentes y así aterrizar las reformas laborales comprometidas durante la campaña presidencial. 

"No es casualidad que la primera reunión de la cartera sea con la CUT", dijo Blanco, quien además confirmó que el cuarto eje programático de la agenda del gobierno será la reforma laboral y que revisarán el acuerdo de voluntades firmado entre la multisindical y la CPC en enero de 2012.

Sin embargo, y a pesar que hasta ahora se ha visto una relación estrecha entre la CUT y la ministra Blanco y también una buena sintonía con Hacienda -con cuyo titular se juntaron el miércoles-, en tres meses más se vivirá el primer desencuentro entre las partes.

Ello, porque la CUT este año, específicamente en junio, insistirá con un reajuste del salario mínimo que lo lleve a $250 mil, lo que implica un aumento de 19% respecto de los $210 mil actuales (ver gráfico). 

Frente a esto, el programa de la Presidenta Michelle Bachelet dice otra cosa: "El reajuste del salario mínimo debe alcanzar $250.000 a mediados del (próximo) período presidencial", lo que lo situaría en ese nivel para 2015.

Consultada al respecto, la ministra Blanco reafirmó ayer que "hay un compromiso en relación a eso. El programa lo que dice es que serán $250 mil a la mitad del período", cerrando la puerta a adelantar esa cifra para este año.

Desde la CUT sostienen que no darán "el brazo a torcer", ya que a su juicio existiría un desfase de $40 mil respecto al salario mínimo.

"Vamos a conversar, pero seguramente vamos a tener una diferencia en esta materia. Nosotros vamos a insistir en los $250 mil, a lo menos", señaló el vicepresidente de la multisindical, Nolberto Díaz.

Por su parte, el ex presidente y actual secretario general de la CUT, Arturo Martínez, está claro del desencuentro que tendrán con el ejecutivo, por lo que se adelanta a la discusión: "Este año van a querer proponer $230 mil (9,5% de reajuste) y el próximo llegarían a los $ 250 mil. Nosotros hemos insistido en que el salario mínimo está desfasado y es necesario ponerlo al día, por lo que este año solicitaremos $250 mil".

 A pesar que el debate por el nuevo salario mínimo (que rige cada año a partir del 1 de julio) recién comenzará en junio, en la multisindical ya se están preparando para la discusión, puesto que saben que la desaceleración que está viviendo la economía será uno de los argumentos que ocupará el gobierno para justificar un reajuste salarial más acotado. Por lo menos así lo prevén luego que en la reunión que mantuvieron con el ministro de Hacienda, Alberto Arenas, éste fue un tema central.

NO HAY ESPACIO
Un reajuste salarial del 19% es virtualmente imposible coinciden los economistas Ricardo Paredes y David Bravo.

"En un sentido de prudencia el gobierno debería mirar los parámetros sugeridos ( las variables de PIB, inflación y empleo) por la comisión de salario mínimo, sobre todo ahora que hay un elemento de incertidumbre", manifestó Paredes.

Bravo también compartió que  es una cifra elevada para el escenario económico actual. "Un incremento de esa magnitud no me parece factible", indicó. Para él, sin embargo, no es necesario fijar parámetros para establecer el salario mínimo, pero sí recuperar el diálogo previo y con tiempo. "Espero que se pueda desarrollar un diálogo técnico entre el Ministerio de Hacienda, Ministerio del Trabajo, la CUT, los empresarios y los técnicos", sostuvo. 

OTRAS DIFERENCIAS
Si bien, hay aspectos donde existen acuerdos entre gobierno y CUT, como el fortalecimiento y formación de sindicatos, e igualar las oportunidades a través de la negociación colectiva y la eliminación del multirut, hay también otros puntos del programa que generan discrepancia. Entre ellos se encuentran la AFP estatal que ingresará al Congreso en los 100 primeros días. Aquí la CUT apuesta por un cambio del sistema de AFP,volviendo a uno estatal de reparto.

Otro punto sería la reforma laboral, y donde la ministra Blanco sólo ha dicho que espera ingresar los proyectos al Congreso "a la brevedad". En este caso la CUT pide un nuevo Código del Trabajo, además de conocer los contenidos de las reformas propuestas. En ese sentido, durante el encuentro con la ministra del Trabajo, la presidenta de la CUT, Bárbara Figueroa, dijo que "nosotros vamos a proponer, a presentar indicaciones, a discutir en conjunto los proyectos con el Ejecutivo".

0 comentarios:

Publicar un comentario