16 ene. 2014

jueves, enero 16, 2014

El estudio afirma que el monto de las pensiones que actualmente está pagando el antiguo sistema de reparto no llega ni a la mitad del promedio de remuneraciones que las personas tenían cuando trabajaban.


El Mostrador
Una dura crítica a los que advocan un retorno al antiguo sistema de repartos publicó hoy la Asociación de AFP.

El estudio dice que el antiguo sistema no otorga pensiones a más de la mitad de sus imponentes.

Afirma que hay casi 400 mil trabajadores imponentes en cajas de previsión que, habiendo cumplido la edad legal, no han logrado obtener pensión y estos imponentes pierden todos los aportes efectuados.


El estudio agrega que el monto de las pensiones que actualmente está pagando el antiguo sistema de reparto, administrado por el IPS, “no llega ni a la mitad del promedio de remuneraciones que las personas tenían cuando trabajaban”. Señala que la tasa de reemplazo llega al 47%, “considerando sólo a aquellos que obtuvieron pensión, al incluir en el cálculo a los que no obtuvieron pensión, la tasa de reemplazo es muy inferior”.

“Hay quienes postularon que se debe volver al antiguo sistema de pensiones de reparto, ya que con él se obtendrían mejores pensiones y se protegería solidariamente a una mayor cantidad de trabajadores. Ocurre, sin embargo, que el sistema de reparto tiene hoy sin pensión a más de la mitad de los imponentes en las antiguas cajas, porque no cumplen con el mínimo de años cotizados, y unos 200 mil de estos trabajadores han debido recurrir a la Pensión Básica Solidaria (PBS) para obtener un ingreso mensual”, afirma el estudio.

Las AFP reiteran que los sistemas de reparto y los de ahorro y capitalización en cuentas personales “tienen lógicas de funcionamiento y de determinación de beneficios totalmente distintas”.

Afirman que un retorno al sistema de reparto “implicaría vulnerar el principio de la Universalidad, ya que muchos imponentes quedan sin pensión; y transgredir el principio de la equidad en la relación de aportes y beneficios, ya que al no cumplir los requisitos para acceder a los beneficios en los esquemas de reparto pierden los aportes efectuados”.

El estudio de las AFP es basado en información obtenida del IPS, a través de la Ley de Transparencia.

En un comunicado, el gremio encabezado por Guillermo Arthur dice que la información recopilada “abarca a las tres ex-cajas de previsión más grandes del IPS, es decir, la Caja del Servicio de Seguro Social (SSS), la Caja de Empleados Particulares (EMPART) y la Caja Nacional de Empleados Públicos y Periodistas, ex-Sección Públicos (CANAEMPU)” y que esas tres cajas equivalen al 98% de los cerca de 70 mil actuales imponentes y al 89% de los pensionados del sistema de reparto.

El estudio concluye que las pensiones que entrega el sistema de reparto que hoy administra el IPS tienen una baja cobertura y que las tasas de reemplazo promedian 47,6%, cifra que excluye a un grupo muy grande de imponentes que no cumple los mínimos de meses aportados.

Agregan que si se hiciera un cálculo más completo de la tasa de reemplazo del esquema de reparto se podría incluso llegar a una tasa de reemplazo negativa.

El estudio afirma que en el sistema de AFP  “aquellos con baja densidad de aportes obtienen pensiones financiadas con sus aportes, más la rentabilidad obtenida, y de tener acceso al pilar solidario, incrementan su pensión a niveles superiores a los que entrega el subsidio estatal”.

Las AFP dicen que sistema de reparto no es una opción. Citan diversos estudios y la realidad de países desarrollados que, según los fondos de pensiones, “muestran que esta modalidad no resuelve el problema de las pensiones, por los cambios demográficos, por la generación de crecientes déficits fiscales, por la necesidad de establecer altas cotizaciones y por su freno al desarrollo económico y al empleo”.

0 comentarios:

Publicar un comentario