23 ene. 2014

jueves, enero 23, 2014

El vicepresidente del CRUCh, Juan Manuel Zolezzi, admitió que "puede que las reglas del juego no hayan sido tan rápidamente conocidas por todos" y dijo que las ponderaciones deben resolverse "a más tardar en mayo".


La Segunda
El repentino "cambio en las reglas del juego" fue una de las principales críticas planteadas tanto por el Ministerio de Educación como por los liceos emblemáticos contra la decisión del Consejo de Rectores (CRUCh) de aumentar la ponderación del ranking de notas, en desmedro del valor de la Prueba de Selección universitaria (PSU).

Uno de los puntos que se cuestionó fue que los cambios se informaran a los estudiantes recién en el mes de octubre de 2013, cuando faltaban menos de dos meses para la rendición de la PSU, pese a que era la fecha en que habitualmente las universidades daban a conocer las ponderaciones de sus carreras.


Esta crítica fue reiterada este lunes por la ministra de Educación, Carolina Schmidt, durante una sesión de la Comisión de Educación de la Cámara, a la que también asistió el vicepresidente ejecutivo del CRUCh, Juan Manuel Zolezzi, para abordar el impacto del ranking de notas en el proceso de admisión.

La secretaria de Estado señaló que si bien "se siguieron todos los plazos regulares, la suma de las decisiones autónomas de cada institución generó un cambio en las reglas del juego de último minuto para los alumnos, que no tuvieron tiempo de prepararse para estas nuevas condiciones, aumentando el nivel de tensión e incertidumbre en toda la comunidad escolar".

En ese sentido, recordó los efectos que generó esta medida, que llevó a que algunos colegios aumentaran artificialmente las notas de sus alumnos, presentaran recursos de protección y que estudiantes pidieran cambiarse de colegio o repetir de curso.

Por esa razón, el ministerio pidió que de ahora en adelante los nuevos cambios en el sistema de admisión se apliquen "de manera gradual" y que no impliquen una ponderación de más de 5% al año.

En la sesión, el vicepresidente del CRUCh, Juan Manuel Zolezzi, admitió que es posible que no todos hayan conocido los cambios de manera rápida, por lo que indicó que el Consejo pretende que las ponderaciones queden resueltas a más tardar en el mes de mayo.

"Yo puedo llegar a compartir el tema de que puede que las reglas del juego no hayan sido tan rápidamente conocidas por todos, eso nos llevó a un planteamiento judicial, que en la primera parte nosotros hemos ganado", señaló Zolezzi. Agregó que "el Consejo ha tomado en cuenta eso y ha pensado que esto hay que resolverlo en mayo a más tardar, las ponderaciones, como una medida de avance". Aclaró que "es un proceso más bien administrativo, lo que pasa es que se hicieron las cosas como se habían hecho siempre".

Pese a esto, el rector insistió en defender el impacto que tuvo el ranking de notas en mejorar el acceso de alumnos más vulnerables a las universidades, aunque remarcó que se trata de un " granito de arena" que "no mejora el problema" de la inequidad y segregación escolar que hay en Chile.

"Hay favorecidos y desfavorecidos, porque si entran algunos tiene que salir otros, la gracia es que logramos que entren los que tienen más ranking y son más vulnerables y salen los que tienen menos ranking y colegios que tienen menor índice de vulnerabilidad, y eso es un gran triunfo", subrayó.

En esa línea, la directora ejecutiva del Sistema Único de Admisión, María Elena González, entregó a los parlamentarios datos indican que los colegios que tuvieron más alumnos beneficiados con el ranking de notas son los que tienen un mayor índice de vulnerabilidad. Asimismo, que de los estudiantes beneficiados, la mayoría proviene de colegios municipales y particulares subvencionados y que el mecanismo benefició más a las mujeres que a los hombres.

Mineduc insistió en que fórmula de cálculo del ranking se "perfeccione"

En la sesión, la ministra Schmidt insistió en sus críticas a la fórmula de cálculo del ranking de notas aplicada por el CRUCh y pidió que ésta sea "corregida". En particular, cuestionó que "no sea un ranking propiamente tal, sino una bonificación de notas" y que el puntaje que recibe el alumno dependa de variables ajenas al estudiante, como el promedio de notas del establecimiento y la dispersión de notas en ese colegio.

Detalló que, según los cálculos del ministerio, la actual fórmula "entrega puntajes distintos, de hasta 180 puntos de diferencia,   a alumnos que están ubicados en la misma posición relativa de su establecimiento, es decir, en el mismo nivel de esfuerzo, y eso es porque se basa en el promedio de notas del colegio y en la dispersión o concentración de las notas".

Por eso afirmó que "la fórmula de ranking del Consejo de Rectores no reconoce de la misma manera esfuerzo y no elimina todas las diferencias. Es una medida bien encaminada, pero la forma de cálculo debe ser perfeccionada".

En esa línea, dijo que existen otras buenas fórmulas "que premian de igual manera a alumnos que hacen el mismo nivel de esfuerzo", como el "ranking puro", que asigna un puntaje a los alumnos según la posición que ocupan en su establecimiento.

No obstante, el Consejo de Rectores señaló ha señalado que este año no introducirá cambios a la fórmula del ranking y que recién se analizará la implementación de un "ranking puro" para 2016.

0 comentarios:

Publicar un comentario