27 ene. 2014

lunes, enero 27, 2014

Si bien era un rumor que venía fuerte, especialmente después de sus críticas a la falta de meritocracia por la prevalencia de las redes de los colegios privados a la hora de obtener cargos importantes, la designación del ex ministro de Hacienda es interpretada por los estudiantes como una continuidad del sistema, principalmente porque fue uno de los impulsores del polémico sistema de Crédito con Aval del Estado durante el gobierno de Ricardo Lagos.


El Mostrador
“Estuve 15 años en política. Entre los ministros más valientes que conocí está Nicolás Eyzaguirre; al aceptar Educación da nueva prueba de ello”, tuiteaba el ex ministro de Energía Rodrigo Álvarez (UDI) al conocerse la designación del titular de Hacienda de Ricardo Lagos como el próximo ministro de Educación del gobierno de Michelle Bachelet.

La cercanía entre ambos políticos se remonta justamente a esos tiempos, cuando Álvarez formaba parte de la Comisión de Hacienda de la Cámara, siendo uno de los hombres clave de su partido para negociar los proyectos de la agenda económica.


Habría sido justamente el ex diputado, que tiene excelentes y transversales relaciones en el mundo político, e históricos lazos con Andróniko Luksic, quien habría recomendado a Eyzaguirre para reemplazar a René Cortázar en la presidencia del directorio de Canal 13. Cargo que llegó a ocupar en 2012 tras renunciar a su labor como tercer hombre del Fondo Monetario Internacional (FMI) en calidad de director para el Departamento del Hemisferio Occidental. En agosto de 2013 el economista abandonaba el canal días después del nombramiento de Cristián Bofill como director general de Prensa de la estación.

La red de vínculos de Eyzaguirre con el mundo empresarial es amplia. De hecho, la ovación de pie en CasaPiedra de los empresarios al entonces Presidente Ricardo Lagos en la Enade 2005, tuvo directa relación con la forma en que Eyzaguirre manejó la economía durante los seis años que permaneció en el cargo, el período más largo que ha ocupado esa cartera un secretario de Estado.

CAE EN VEZ DE REFORMA TRIBUTARIA
Pero Eyzaguirre, que durante un encuentro empresarial de Icare en 2002 señaló que “los políticos son atroces, aunque mejores que los dictadores”, no sólo estuvo detrás de los números. También cumplió un importante rol en una de las políticas que más ronchas han sacado en el mundo estudiantil: el Crédito con Aval del Estado (CAE).

Y es que, si bien el ministro de Educación de la época era Sergio Bitar, Hacienda fue clave en impulsar esta fórmula.

Según recuerda un analista político ligado a la Concertación, “Eyzaguirre es el ideólogo del CAE. Y lo impulsó para no hacer una reforma tributaria propuesta por un grupo de senadores porque estaba en contra, como Carlos Ominami. En suma, mató la reforma tributaria y la cambió por el CAE. Por eso me sorprendió que lo pusieran en Educación”.

Al respecto, Carlos Ominami señala que “Hacienda impuso ese punto de vista. Y aunque el CAE fue más Bitar, claramente Hacienda estuvo detrás. En todo caso, yo creo que se cometieron muchos errores. El CAE es uno gravísimo. Una parte de responsabilidad es por parte del Parlamento, que aprobamos, y otra de Educación y Hacienda: la tasa del 6% no se fijó en el Congreso”. Pero, agrega: “Creo que eso ya pasó, es una falta prescrita y estoy seguro de que Nicolás Eyzaguirre no volverá a cometerla”.

En tanto, la presidenta de la FECH, Melissa Sepúlveda, señala que “sabemos poco sobre su posición frente a las demandas estudiantiles. Hace unos días vimos la polémica que instaló sobre la meritocracia, por lo que al parecer estaría a favor de la educación gratuita; sin embargo, fue ministro de Hacienda cuando se instaló el CAE, que sigue siendo un lastre”.

Entonces, señala la estudiante, “la combinación de un programa ambiguo y un ministro del que poco se conoce su posición frente a las demandas del movimiento estudiantil, parecen indicar continuidad del mismo modelo educativo que se profundizó durante los gobiernos de la Concertación y Piñera y contra el que nos hemos levantado desde 2006”.

La hoy cuestionada Comisión Nacional de Acreditación (CNA), también fue impulsada cuando el próximo ministro de Educación era titular de Hacienda. Corría 2003 y el explosivo crecimiento de la educación superior hacía necesario buscar una fórmula que entregara una garantía pública de calidad de la educación superior.

Así fue como ese año el presidente Lagos enviaba la propuesta que creaba la comisión al Congreso, firmada por Bitar y Eyzaguirre. Ya en ese entonces la acreditación no era obligatoria y desde un comienzo se planteó la existencia de agencias acreditadoras privadas de carreras y programas de pregrado.

0 comentarios:

Publicar un comentario