2 ene. 2014

jueves, enero 02, 2014

Este martes vence el plazo de postulación a las universidades estatales, un proceso marcado este año con el aumento de la ponderación del ranking de notas. Si bien los llamados “liceos emblemáticos” señalan verse perjudicados con este mecanismo, los analistas valoran la inclusión de herramientas paralelas a la PSU que permitan ingresar a la educación superior.


Diario Uchile
Este martes, a las 13 horas, culmina el plazo para postular a una de las 79 mil vacantes de las 33 instituciones de educación superior que participan del Proceso de Admisión 2014, sumando este año el aumento de porcentaje del ranking de notas, lo que permitirá que alumnos con un bajo puntaje en la PSU puedan aumentar su ponderación con las calificaciones de enseñanza media.

Jesús Redondo, director del Observatorio de Políticas de Educación de la Universidad de Chile, subraya que el ranking corrige el sesgo socioeconómico que se le critica a la PSU: “Lo que se hace es corregir el sesgo que la PSU tiene vinculado a la capacidad socioeconómica de los colegios de procedencia. Lo que se favorece es que las universidades puedan tener a aquellos estudiantes que han sido más capaces de aprovechar las oportunidades educativas que han tenido disponibles. En ese sentido, aciertan en una mejor selección de estudiantes”.


Por contraparte, los alumnos de liceos emblemáticos critican que su puntaje se reduce con este ranking, al ser más difícil obtener altas calificaciones en comparación con otros establecimientos. Francisco Saba, presidente del Centro de Alumnos del Instituto Nacional, señala que el Mineduc debe ofrecer medidas paliativas para los perjudicados.

El estudiante señala que “cuando hablamos de implementar una política pública, debemos considerar que genera un perjuicio. Y es deber del Mineduc y el Consejo de Rectores de tomar medidas paliativas para que los sectores marginados del proceso puedan integrarse”.

Francisco Javier Gil, impulsor de esta herramienta y miembro del Programa de Acceso Inclusivo, Equidad y Permanencia de la Universidad de Santiago, enfatiza que los alumnos con buenas calificaciones, independiente de su establecimiento, mejoran su postulación.

El académico explica que “las universidades no seleccionan liceos, sino personas que tengan posibilidad de titularse. Cualquier joven de cualquier colegio, que tenga notas por sobre el promedio de su colegio, tiene muchas más posibilidades de titularse que jóvenes que tuvieran notas bajo el promedio de su colegio. El ranking mide motivación, facilidad y gusto por el estudio y hábito de lectura por interés propio, y son esas segundas características lo que permite que un alumno llegue a titularse”.

En esta línea, Danilo Olivares, investigador de políticas educativas de Educación 2020, señala que será necesario un seguimiento de este ranking, en función de analizar el impacto de mecanismos paralelos para ingresar a la educación superior.

“Lo principal es hacer un seguimiento a los alumnos que se ven beneficiados con este sistema, y ver cuáles son las características que muestran a lo largo de la carrera. Falta información del sistema, que todos los alumnos estén interiorizados, hay universidades que informaron tardíamente, entonces surge información incorrecta. El ranking no debuta este año, entonces no es una herramienta desconocida en el proceso de admisión”, indica Olivares.

A nivel de cifras, el Instituto Nacional pierde 63 puntos por este sistema, una cifra similar para otros liceos emblemáticos. Por contraste, se destaca que los mejores alumnos de liceos municipales son los mayores beneficiados con este nuevo cálculo de ponderación.

0 comentarios:

Publicar un comentario